Argumentaciones

Columna 22 de febrero.

IM_argumentacioclasseciencies

Hace mucho no escribía y perdí un poco el ritmo, pero ya regresaré juicioso con mis columnas cada lunes para que inicien semana leyendo mis opiniones. Les agradezco el apoyo.

Para empezar con este escrito, quisiera aclarar que el tema está fuera de lo político, ya que en los últimos días he comentado mucho al respecto en mis redes sociales, por lo tanto hoy quiero tratar un tema que estoy seguro a todos les parecerá conocido: los argumentos absurdos.

Desde que comencé a realizar otra vez mis vídeos, pero esta vez sin un personaje, más bien siendo yo mismo dando mis puntos de vista sobre algunos temas que a simple vista generan controversia y otros en donde trato de enseñar algunas cosas curiosas sobre el mundo.

Teniendo en cuenta lo anterior, he recibido una cantidad de argumentos en contra de mis opiniones tan absurdos, ilógicos y abyectos, que verdaderamente no merecen que uno les responda, pero me he tomado la tarea de hacerlo para ver con qué salen los señores intelectuales que me escriben esas cosas.

Cuando saqué un vídeo sobre las protestas en transmilenio, llegó una joven y me escribió: “no sabes de lo que hablas” y en seguida yo le respondí que si ella sabía sobre el tema, por qué no me explicaba todo y la respuesta que recibí fue que esperaba más sobre el vídeo que yo había realizado, es decir, no argumentó nada después de haber querido insultar mi inteligencia.

Así como la anterior, me pasó con el vídeo donde hablo sobre lo que pasó con Palomino. Alguien me escribió también que no sabía de lo que hablaba, yo no sé si esa es la nueva forma de argumentar de los pseudointelecuales de ahora. Lo curioso es que era un policía y cuando le dije que me diera un mejor argumento, jamás me volvió a escribir.

Me gusta mucho cuando alguien que tiene un punto de vista contrario al mío me deja un comentario argumentando de una manera excepcional y que da gusto leer su comentario mientras lo tomo como un buen debate.

Hace unos días alguien realizó un comentario sobre las personas que les gusta escribir, cantar, tomar fotografías y hacer vídeos, diciendo que para qué se colocaban a hacer cosas para las que no son buenos, pero mi pregunta es: ¿acaso uno hace con todo incluido en el cerebro? ¿acaso, por ejemplo, yo entré a la universidad teniendo todos los conocimientos sobre el derecho? No, cada uno empieza desde abajo, y si todavía no es bueno en algo, pero le gusta hacerlo, el trabajo duro y la constancia nos hará cada vez mejores. Todo tiene sus etapas, todo tiene un proceso y lo importante es hacerlo con amor y pasión.

Por último, quiero dejar constancia en esta columna que yo odio escribir mucho para argumentar en redes sociales, solo me siento a escribir son mis artículos, de resto no me gusta argumentar en internet nada, pero no me malinterpreten, sí me gusta el debate, pero les acepto el que quieran por medio de un vídeo chat o personal, pero de verdad que soy perezoso para argumentar en internet.