Análisis del concepto de familia en la Constitución

En varios países de América, se han venido promoviendo algunas marchas e incitaciones a discriminar en contra de las personas homosexuales, en específico, según los promotores de las marchas, en contra del matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Lo anterior, en lo personal, me parece un agravante al pensamiento del medioevo que todavía conservan algunas personas, toda vez que hace 16 años nos adentramos en un nuevo siglo que traía consigo grandes avances sociales y tecnológicos, algo que muchos no han comprendido. Hay que adaptarse.

Nuestras capacidades sociales deben ir evolucionando. La mayoría de los jóvenes que tenemos menos de 25 años, hemos cambiado nuestro pensamiento. Nos adaptamos mucho mejor; contrario a los “viejos”, que su pensamiento quedó aplastado por la ultra derecha y las instrucciones religiosas arcaicas, y estos son los que nos quieren implantar sus abyectas y retrogradas creencias, pero no, los que evolucionamos creería que somos más.

Ahora bien, en cuanto al artículo 42 de la Constitución Política de Colombia, voy a realizar un análisis personal, y como todo lo del ser humano, puede que esté errado como puede que muchos crean que estoy en lo correcto.

Éste artículo dice lo siguiente: “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”.

Primero: sí, estoy de acuerdo que la familia sea el núcleo fundamental de la sociedad, puesto que esta ayuda a crear lazos de hermandad entre las personas y aprendemos a desarrollar sentimientos necesarios para la supervivencia de la especie humana.

Segundo: tenemos que analizar a qué nos referimos con el término “familia”, porque considero que la Constitución está errada en su interpretación en este aspecto.

Está bien, dice que se constituye por vínculos naturales o jurídicos, eso está claro para todo el mundo. Ahora, se remite a lo que muchos defensores de la “familia” hacen referencia en sus intervenciones discriminadoras: la “decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio”, es decir, la familia, según éste artículo, sólo se puede hacer referencia a las personas que contraen matrimonio o por su voluntad la quieren conformar, esto es que aunque no contraigan matrimonio, sí se pueden unir como pareja y procrear.

La familia entonces sería sólo el matrimonio, dos personas. Los hijos no harían parte de esa familia, según este artículo (posiblemente la costumbre, las leyes o la jurisprudencia le haya dado la amplitud necesaria hacia sus derivados: los hijos, tíos, primos, etc.).

Pero supongamos que le damos una interpretación amplia al artículo: todo lo que se derive de un matrimonio o la voluntad de dos personas, se va a considerar familia, es decir, los hijos, tíos, primos, sobrinos, papás, mamás, etc., siendo así, debemos considerar que toda la humanidad es una familia, ya que todos hemos derivado de la unión o la voluntad de dos seres vivos de procrear. Desde los dos primeros seres vivos en la historia que se lograron unir como macho y hembra, y se reprodujeron. Por lo tanto, la humanidad en sí, es una sola familia, entonces, según el artículo, llevándolo al ámbito universal, todos somos una gran familia, así que no se puede considerar este aspecto a núcleos individuales y básicos.

Digamos que traemos el análisis a Colombia. Desde la primera persona que llegó a este territorio junto con otra persona del sexo contrario y se reprodujeron para poblar el lugar, comenzó la familia colombiana. La nación entera es una familia, porque somos los derivados de la unión voluntaria de un hombre y una mujer.

Por otro lado, si le damos otra interpretación llevada a la práctica, somos un conjunto de millones de familias derivadas de otras familias, es decir, somos millones de familias, dentro de una gran familia. Es como un gran circulo que llamaremos familia y dentro de ese círculo hay pequeños círculos también llamados familia.

Teniendo en cuenta lo susodicho, pero llevándolo a otro ámbito, si se conforma una familia por el matrimonio y de esa familia se deriva un hijo, pero éste hijo en unos años se casa con una mujer de otra familia, según el tenor literal de la Constitución, ese hijo y la mujer, dejarían de ser familia de su primer núcleo y pasarían a crear su propia familia, por lo que cuando un hijo se casa, ya no se podría considerar familia de sus padres, o sino se aplicaría mi primer teoría de la gran familia derivada de los primeros pobladores.

Si queremos decir que el concepto de familia es sólo lo que se genere de la unión de un hombre y una mujer, entonces los primos, tíos, hermanos, etc., no serían nuestra familia, porque así no lo estipula dicho artículo. Pero si queremos decir que familia es un conjunto de personas, como un tío con su sobrino, por ejemplo, entonces no se puede arraigar el pensamiento (o concepto) sólo a dicho matrimonio; el concepto de familia sería más amplio.

Lo que muchos de los que marchan dicen es que defienden la familia natural, y se refieren a eso por lo del matrimonio igualitario, pero según lo anteriormente dicho, el matrimonio, para mí, no es una familia, la familia somos toda la humanidad, porque nos hemos derivado de unos seres vivos en común.

Creería que ese concepto se debe cambiar. Deberíamos hablar simplemente de familia cuando sólo son las personas que se encuentren dentro del 4 grado de consanguinidad, segundo de afinidad o civil, que se hayan derivado de un matrimonio o la unión de dos personas, y en adelante de esos grados, no serían considerados familia, por ejemplo. Un concepto más claro y preciso. Y así lo debería estipular la Constitución, como norma de normas, y no la jurisprudencia o la ley.

Espero haberme hecho entender sobre este tema que me causó mucha curiosidad al analizarlo y ver cómo muchos sientan sus voces de protesta sin antes comprender lo que están luchando.

Quiero aclarar que esto es un análisis subjetivo, sometido a errores e incongruencias como puede pasar en todo, así que espero comentarios que le aporten al tema o con sus respectivas correcciones o si creen que estoy completamente equivocado y desviado.

Mientras más ignorantes, mejor

Desde que inició el paro de los Profesores a nivel nacional, he estado con la esperanza de que por fin se logre dignificar la profesión del educador y avancemos como país.

El problema de Fecode es que está negociando es con politiqueros y no con personas que realmente quieran al país, por lo tanto nunca encontrarán una propuesta que de verdad llene sus expectativas y logre sanear los inconvenientes que vive la educación en Colombia.

A los politiqueros lo que les interesa es vernos ignorantes, no desean que nosotros pensemos y critiquemos sus actuaciones porque es más fácil gobernar a un pueblo que se deja comprar el voto, que no tiene memoria y que no analiza la situación actual del país y quién lo tiene así.

Un país educado no votaría por Santos, por Parody (cuando se lanzó a la Alcaldía de Bogotá), por Uribe, ni por esos gobernantes que administran de la peor manera y completamente untados de corrupción. Claro, si pensáramos críticamente, estos personajes no volverían al poder.

En muchos países ya se dieron cuenta de la importancia de darle todo el apoyo a la educación porque ese es el progreso de un territorio, de un pueblo. Es como si fuese a construir una casa de dos pisos y las paredes de la parte de abajo las hiciera con cartón, obviamente esa casa se caerá; así pasa con la educación: si no tenemos una calidad educativa superior, no tendremos una sociedad pensante y culta; caeremos en lo pútrido, como lo estamos en estos momentos.

Entonces, a Santos no le interesa en lo más mínimo que los Colombianos tengamos unas buenas bases educativas porque se le acaba el show que tiene, porque si no se han dado cuenta, éste Presidente es amiguísimo de las falacias y nos maneja con un poco de estupideces en las cuales muchos ciudadanos caen siempre; así mismo gobierna Uribe.

Un Profesor debería tener un sueldo que de verdad se asemeje a la labor que él realiza porque en Colombia no se valora a los profesionales, ya que duran muchos años preparándose para llegar a ganarse un sueldo de un millón quinientos así tengan maestrías, especializaciones y hasta doctorados y esa es una de las razones por la cual las personas con capacidades extraordinarias se van del país a brindarle sus inteligencia a otros Estados en donde sí valoran su trabajo y nosotros seguimos en el atraso tan enorme en el que estamos.

Todo esto comienza desde nuestra mente, cuando comencemos a pensar diferente, cuando cambiemos nuestra forma de ver la vida y dejemos atrás todas esas estupideces en las que vivimos pensando, cambiaremos al país. Aunque no esperemos cambios si votamos otra vez por el candidato de un Alcalde corrupto o por las politiquerías de una persona como Santos y Uribe, entre otros que son iguales. Miremos más allá de nuestra nariz.

El ciudadano de a pie, en últimas, es el que dirige al país, porque es el que vota, así vote mal, pero es el que dice quién nos gobernará y ellos son a los que ésta Ministra quiere dejar sin educación de calidad.

Alejo Vergel Arévalo.