Discriminación

Hace unos días estaba viendo un capítulo de la serie House y me causó curiosidad que hablaban sobre una niña de diez años que era discriminada y le hacían un cruel bullying en su colegio debido al sobrepeso del que era acreedora en ese momento, pero que al final era una enfermedad que le ocasionaba los altos índices de grasa en el cuerpo.

Ese capítulo me hizo reflexionar sobre la realidad de una sociedad que se ha enmarcado en estereotipos que en realidad no le aportan nada a la vida humana, es decir, se han enfocado tanto en seguir dichos estereotipos, que se olvidaron de ser humanos.

Algunas personas argumentan que la discriminación uno la desarrolla es en la casa y sí, me he dado cuenta de esas mamás y en ocasiones los papás, que educan a los hijos diciéndoles que deben ser flacos, vestir de una manera y a las personas que no son flacas, esos papás muestran un tinte de discriminación mientras los hijos van observando todo eso y aprendiendo. Claramente esto es a manera de ejemplo, porque no sólo la discriminación se presenta en temas estéticos, sino en el ámbito religioso, de color de piel, nacionalidad, etc.

Básicamente la estupidez humana se encuentra en todo y todos los días, y eso que hemos avanzado como sociedad desde la época en que existían los esclavos de piel negra y donde eran considerados cosas. Menos mal ya la iglesia católica no tiene el mismo poder con el que asesinaba a todo aquel que no creía en su Dios o al que decían que practicaba brujería.

El bullying es una estupidez que los niños aprenden desde casa. ¿Qué saca alguien con hacer sentir mal a otro?, O tal vez tienen un problema mental, el cual necesitan satisfacer haciéndole daño de alguna manera a otras personas. Estúpidos es que son.

Discriminar a otro porque sea negro, blanco, bajo, alto, gordo, flaco, es una sandez que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida en la tierra y que desde mi punto de vista encuentro ese comportamiento algo vacío, de personas a las que su cerebro no les ha dado para más sino solamente para discriminar a otro.
Peor aún, aquellos que humillan, intimidan y discriminan a esas personas que tienen recursos económicos bajos, de estrato bajo, personas pobres. Se creen superiores porque tienen un poco de papeles en el bolsillo a los que llamamos billetes o muestran una pantalla donde se ve que tienen unos números en una cuenta de un banco. ¡Qué idiotez!

Todos en este mundo somos lo mismo; la misma carne y hueso; el mismo cuerpo humano que un día dejará de funcionar y todo eso que tenías, se quedará en manos de otras personas a las que en unos meses no les importará a quién le pertenecía ese bien.
Vivimos con una vanidad que si le buscan la lógica, no la encontrarán, sólo llegarán a un punto donde notarán lo vacío que es el ser humano y lo idiota que todavía es. La evolución no va tan rápido como creemos.

El morbo humano

¿Ustedes nunca se han puesto a pensar sobre si tienen algún tipo de morbo por algo en su vida? Considero que la mayoría de esos morbos humanos son las cosas banas de las que sufre uno como persona, pero que la verdad, debe aprender a controlarlos.

humano
Hace poco conocí un caso, que es algo que se ha vuelto normal en los ciudadanos de bajo coeficiente intelectual, pero no lo digo a manera de ofender ni de decir que yo tengo un CI alto, algo que no es cierto, el mío está dentro del promedio, pero sí lo plasmo en esta columna ya que estos hechos se presentan en la manada de humanos que algunos consideramos como “normales”. Yo he aprendido a controlar algunos de mis instintos básicos de estupidez humana.

El caso que conocí fue el de una persona que en su momento sostuvo una relación sentimental con una mujer, la cual dentro de su inocencia le confió unas fotografías de ella sin vestimenta alguna, algo que repudio totalmente porque una mujer no debe realizar ese tipo de actos, pero que conociendo el efecto que causa la liberación de dopamina en el cerebro, es entendible que una mujer lleve a cabo ese tipo cosas con su pareja.

El personaje, dicen algunos testigos, compartió las fotografías con otras personas ya que dio por terminada su relación sentimental con la mujer, algo que dentro de la lógica social, se pretende inconcebible, pero que causa el morbo en las personas el cual es el motivo de esta columna.

Los susodichos sujetos de bajo coeficiente intelectual son las que comparten con cierta alegría y morbo las fotos con sus amigos y hasta disfrutan de ellas teniéndolas en sus celulares.

El chisme se carcome una sociedad que hace rato está sumida en la idiotez y es algo que considero se asumió en mayor medida desde la invención de internet en nuestras vidas. Los jóvenes se volvieron más estúpidos, no le dan el uso adecuado a esta gran herramienta y su inteligencia se ha visto reducida drásticamente.

El morbo estúpido del ser humano es susceptible de indignación por parte de los que no disfrutamos de la desdicha del prójimo, y todo esto lo entiendo sin creer en un Dios o pertenecer a una religión. Parecen animales cuando se comparten entre sí una fruta que con gran alegría quieren consumir, así son, compartiéndose las fotos de una mujer que estuvo sedada por la dopamina en su momento.

Este morbo lo podemos asemejar al que sentimos cuando asesinan a una persona y el cuerpo aún se encuentra en la calle, mientras un tumulto de personas se reúnen alrededor para observar detenidamente el cuerpo de un ser humano recientemente asesinado cruelmente, ¿qué sentido tiene hacer eso? Solo el de alimentar el morbo tan absurdo del que sufrimos. También el hecho de velar a una persona durante uno o dos días en un cajón mientras una serie de personas pasa a verlo. Es una estupidez.

Por eso la sociedad ha tenido un retroceso abrumador en lo que va en del siglo XXI, hemos aprendido a crear diferentes formas de tecnología, pero todavía no hemos aprendido a comportarnos y a convivir como verdaderos seres humanos.