All for Joomla All for Webmasters
Columnas

El monstruo frío

Existen personas que son enemigas de la verdad y cada vez que uno comenta en las redes sociales sobre alguna situación en la que ellos están involucrados, al instante salen a amenazar, creen que tienen el poder de callar la verdad, pero bien es cierto que las falacias, no perduran en el tiempo. Todo esto se da mucho en el ámbito político, es que algunos “gobernantes” todavía tienen esa retrógrada concepción de “súper mandatarios”, “intocables”, los cuales podían hacer y deshacer sin que nadie se les opusiera firmemente por simple miedo.

Las cosas han cambiado drásticamente en los últimos cincuenta años, es claro que ya no se le es tan fácil a un personaje de éstos, que su nombre es sinónimo de “rata”, venir a amedrentar a las comunidades que supuestamente administra.

Aunque si nos basamos en un hecho histórico que agobia a Colombia, la forma en que nos quejamos casi nunca es la adecuada o la más efectiva, es decir, y pongo mi ejemplo: yo siempre he tratado de denunciar muchas cosas de las malas administraciones, de los ladrones de cuello blanco, etc… Y en éste país eso es difícil, ya que existe una flojera mental y de llevar a cabo las cosas, porque nosotros los Colombianos somos comodísimos, nos gusta que nos resuelvan los problemas sin movernos de nuestro sitio, esto me lleva a decir lo siguiente: las veces que he denunciado, me ha tocado solo, nadie me acompaña en mis denuncias a formar un grupo de apoyo en estas situaciones, porque yo sí les digo algo, uno solo no puede denunciar nada, porque al que estamos denunciando, se le hace más fácil sacarnos del camino y he ahí el inconveniente, en este país muy pocos se atreven a seguirle los pasos a los denunciantes y por eso todo queda en la impunidad.

El arte de la política es uno de los más bonitos que ha creado la humanidad, de la mano de Aristóteles y otros precursores de dicho arte.

El ser humano tiene una particularidad, cada vez que se inventa algo, siempre busca la manera de corromper lo que inventó, le busca la forma de hacer trampa, de engañar, de quedarse con todo y esto claramente nos ha llevado a un declive social increíble. Todo ésto pasó con el arte de la política, en un inicio era algo que buscaba un interés y un bien general, donde lo que primaba era la ayuda mutua y de los gobernantes hacia sus administrados, pero hace siglos le buscaron la forma de acabar con lo bonito de esto, ahora lo convirtieron en el arte de engañar, de buscar el bien personal, de robarse lo que más puedan y hasta en roma le crearon un sinónimo: “pan y circo para el pueblo”, pero lo más grave es que somos felices con eso. Debo recalcar que aún quedamos amantes del arte de la política que seguimos los pasos de su verdadero sentido y lo ponemos en práctica en la primacía del interés general.

Les recomiendo leer los escritos de Nietzsche, donde critica muchas cosas del Estado moderno y la sociedad convertida en una humanidad pútrida, bárbara y sin sentido comunitario.

La verdad es que los servidores públicos se crearon en un principio para servirnos a nosotros, pero terminamos nosotros sirviendoles a ellos.

Click to comment

Deja un comentario

To Top
Cargando…