MinInterior lanza “Causas Ciudadanas” para gestionar peticiones por “likes”

Miles de personas impulsan a diario diferentes causas en las redes sociales; sin embargo, todo se queda en muchos ‘Me Gusta’. Por eso el Ministerio del Interior lanza #CausasCiudadanas, una iniciativa de acompañamiento y gestión de peticiones, de interés general, que cuenten con 20.000 apoyos sumados entre “Me gusta” en las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y firmas digitales en Change.org.

El viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, se reunirá con los ciudadanos y organizaciones que alcancen los apoyos ciudadanos requeridos para entender la causa, visibilizarla y gestionarla ante las personas responsables. De esta manera, se busca la incidencia directa de los colombianos que se movilizan para exigir cambios, en otros espacios diferentes a la calle, y el fortalecimiento de la participación ciudadana digital.

“A los ciudadanos no solo hay que escucharlos cuando protestan, también cuando proponen. Vivimos en una era fascinante de participación que nos exige oír las voces de las redes sociales y a través de estas las peticiones que merecen la plena atención del Gobierno. Queremos incentivar a la ciudadanía a liderar causas pacíficas y a estrechar su relación de confianza con las instituciones”, afirmó el viceministro Gómez.

¿Cómo funciona?

  1. Inscribir la petición en mininterior.gov.co
  2. Publicar la causa y promocionarla hasta sumar 20 mil apoyos entre “Me gusta” en las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y firmas digitales en Change.org
  3. Usar el numeral #CausasCiudadanas y etiquetar las cuentas @MinInterior y @LuisErnestoGL o @LuisErnestoGomezL
  4. El Viceministerio para la Participación e Igualdad de Derechos se pondrá en contacto con el ciudadano u organización que lideró la petición para ofrecerle acompañamiento y gestión hasta lograr el objetivo.

Para que una causa sea gestionada debe cumplir con los siguientes requisitos: defender la garantía de derechos; apelar al interés general y convocar al mayor número de ciudadanos; ser de competencia estatal y no ser discriminatorias, ni anticonstitucionales.

El viceministro del Interior también indicó que “de acuerdo a la plataforma Change.org, desde el 2014, 1.5 millones de colombianos han firmado alguna petición en línea en su página, pero solo una de cada 100 peticiones formuladas ha alcanzado su objetivo. Para lograr que las causas avancen y se conviertan en verdaderos logros ciudadanos, debemos pasar del “Me gusta” al “Hagámoslo”.

Fuente: Legis y mininterior

Los ciudadanos, uno de los problemas de la corrupción

En estos tiempos en donde se está logrando sacar a las farc del discurso político diario, muchos hechos de corrupción están saliendo a flote desde todos los partidos políticos; Cambio Radical y Centro Democrático, son los que más se han visto envueltos en todo este tema.

Pero con todo esto ha surgido una pregunta que hace mucho nos hacíamos, pero que hoy está más presente que nunca: ¿quién es culpable de la corrupción?

Claramente, los que la están cometiendo son los principales culpables, pero la pregunta va en dirección a los que ayudan a causarla y la admiten, que en este caso, somos los ciudadanos.

Santos y Uribe elecciones corrupción

Semana.com

Las campañas políticas.

Comencemos desde un principio. Ese momento en que los corruptos comienzan su camino hacia el cargo público que ejercerán de manera fraudulenta.

En las campañas políticas, que en Colombia son de las más caras de suramérica, según información que he recolectado con compañeros, se ven todo tipo de cosas que nos ponen a pensar sobre quiénes son los causantes primarios de la corrupción.

En las campañas que he estado, llegando a las casas de las personas ofreciendo un plan de gobierno acorde con las necesidades y problemáticas de las personas y el municipio, hablando sobre las ideas de dicha campaña y lo que se quiere lograr, siempre se muestra de parte del votante, un desinterés para con lo que se le está comentando.

Cuando uno acaba de hablar, la mayoría de personas le dice: “¿será que me puede colaborar con algo?” “Mire, tengo que hacer una casa y necesito ladrillos”, “Si me garantiza un puesto, le voto”, entre otra infinidad de cosas con las que le salen a uno.

Entonces, a la mayoría de votantes no les interesa si la persona que llegó a buscar su voto es corrupta, está en malos pasos, si tiene malas ideas, si fue financiado por delincuentes, etc. Sólo están buscando que les paguen algo por ir a votar.

Lo curioso, es que esas mismas personas después se están quejando de la corrupción y del mal gobernante que él mismo ayudó a elegir.

La educación.

Lo anterior puede ser culpa de la pésima educación que recibimos en Colombia, en la que no nos enseñan a pensar ni a ser críticos de las cosas del país. Esto lleva a muchas personas a no comprender lo que están haciendo con ese preciado derecho al voto que todos tenemos. A no entender que uno mismo puede ser culpable de que un corrupto esté en el poder y en estos momentos no tenga servicio de agua o de luz.

Así como pasó en la Guajira, que es algo que me da una rabia que no se imaginan y esa rabia la siento es con la población de ese departamento, más que con los Gobernadores que han pasado por allá.

Cómo es posible que destituyen a Oneida Pinto por no haberse inscrito a tiempo, además ella tenía nexos con delincuentes que hoy están pagando cárcel, como lo es Kiko Gómez, entre otros. Y la gente tenga el descaro de elegirla, así se les diga todo sobre dicha política.

Luego hay elecciones atípicas, se les dijo todo sobre el candidato que eligieron, y se dejaron comprar los votos. ¡Es que no aprenden! ¿Y qué pasa después? Pues los vemos quejándose por todo lo malo que está pasando en el departamento.

Eso es un círculo “vicioso” como dicen coloquialmente: ciudadanos sin educación, eligen corruptos para que los gobiernen; estos políticos no hacen nada y nos brindan un paupérrimo acceso a la educación y luego lo vuelven a elegir porque los votantes no han sido educados, y así sucesivamente.

Un ejemplo de corrupción, es Uribe.

Me disculpan, pero tiene uno que ser muy estúpido y estar desinformado para creer en este señor y seguirlo en lo que hace. Ya todos sabemos lo que pasó en el plebiscito, que trataron como idiotas a todos los que los apoyaron el NO.

Ahora bien, hace unos días se destapó un escándalo sobre el dinero que posiblemente le llegó a Zuluaga a la campaña de parte de Odebrecht y eso se armó un desorden en el Centro Democrático que hasta crearon un supuesto comité de ética.

Al paso de todo lo que estaba sucediendo, salió Uribe para crear cortinas de humo e idiotizar a los que lo siguen y para que la prensa y demás ciudadanos desviemos la atención de ese caso de corrupción tan grave.

En un tweet dijo: “Santos por qué no dice que No recibió dinero de Odebrecht?”.

Ya comenzó a usar sus estrategias para que la gente deje de hablar de Zuluaga y se centre en algo que no tiene sentido.

Es como que culpen al vecino de matar a alguien y toda la ciudad (país, continentes, y hasta el mundo, según su lógica) deba salir a decir que ninguno tuvo algo qué ver con ese asesinato. Es que hasta suena bobo. Pero bueno, es Uribe.