Mi diario

Las ‘malas’ protestas sobre la vuelta de los toros a Bogotá

Como es de conocimiento de todos, los toros volvieron a Bogotá, y con ellos, las protestas por parte de animalistas en contra de lo que este domingo 22 de enero, se reinauguró.

Ah, y volvieron las bestias a La Santamaría:

Ordóñez en plaza de toros
fuente: elespectador.com

Por mi parte también protesté en mis redes sociales ya que no me encuentro en la ciudad al día de hoy (sino, estuviese a las afueras de la Plaza) y por lo tanto dejé mi granito de arena para hacerle saber a Peñalosa y los asistentes a la Plaza que no es correcto todo este tipo de “diversión” para mentes enfermas.

Pero lo que me trae a escribir este artículo, es lo que vi en las protestas a las afueras de la Plaza de toros La Santamaría. Un grupo de vándalos causaron desmanes. Espero que no sean animalistas, porque ahí sí la embarraron. Seguramente son de esos que siempre se meten a las protestas a acabar con todo y dejar ver que los que incitaron a esa violencia, fueron los organizadores del evento, pero no.

En un vídeo de un ciudadano se ve cómo algunos protestantes agreden verbal y físicamente a los asistentes a la plaza de toros, algo que claramente, y a todas luces, está mal hecho. Les digo simplemente una cosa: ¿cómo nos veremos si la idea es defender a un ser vivo, al cual no queremos que se le ejerza violencia ni maltrato, si eso mismo hacemos con el prójimo mientras pedimos que no suceda lo anterior? Espero haberme hecho entender.

No nos podemos contradecir, aunque debo aclarar que el ser humano se contradice en todo momento por naturaleza. Eso está intrínseco en nosotros. Pero tampoco así de frente.

En los vídeos se escuchan ofensas y se le propinan golpes a los que pasaban cerca a los protestantes. No veo ahí el ejemplo que queremos dar.

Déjenme citar las palabras de mi paisana Mafe Carrascal: “Los antitaurinos tienen derecho a protestar pacíficamente, y los taurinos a ir a un espectáculo en el marco de la legalidad, así nos duela”.

Hay que generar un cambio.

Básicamente, si queremos comenzar a crear un cambio en la mentalidad de las personas para que dejen esas supuestas tradiciones que representan la violencia, a un ser humano sanguinario y ansioso por presenciar el desprecio por otro ser vivo, no se puede protestar ejerciendo eso mismo en contra de los que están por fuera de nuestras posiciones morales.

Ahora bien, quiero aclarar que la mayoría fueron a protestar de una manera pacífica y con argumentos, de lo que me siento muy orgulloso porque representaron a todo este movimiento animalista a nivel nacional en un sólo lugar.

Quiero decirles que hace años eran pocos los que asistían a las marchas y protestas en contra de las “corridas de toros”. Hoy en día, y en la protesta en contra del regreso de los toros a Bogotá, asistieron miles de personas y eso es motivo de celebración, toda vez que el cambio en la cultura y mentalidad de muchos, ha germinado. Actores, actrices, personalidades de todo tipo, apoyaron desde todas partes, hasta presencialmente, las protestas.

No faltó el político colado.

Todo el día estuvimos leyendo los tweets que escribía Armando Benedetti sobre la protesta que se estaba llevando a cabo, pero claramente los tuiteros le salieron al paso recordándole lo que él hacía años pasados cuando disfrutaba de estas “fiestas” y que ahora se las daba de defensor de los animales argumentando que había presentado proyectos de ley que fueron rechazados en el Senado con lo que buscaba acabar estos eventos. Claramente nadie le comió cuento. Aunque, ¿será que cambió de mentalidad?

Esto siempre se ve, los políticos tratan de sacar su tajada de las indignaciones ciudadanas para ver si pueden ganar adeptos, pero en la mayoría de casos, lo que hacen es quedar en evidencia.

Lo de Peñalosa.

En diferentes ocasiones la Alcaldía trató de justificarse y hasta el mismo Peñalosa, con una sentencia de la Corte Constitucional porque supuestamente él, está en contra de las corridas de toros, pero que no puede hacer nada.

Recordemos que el año pasado el mismo Petro hizo la denuncia que Peñalosa le había adjudicado la plaza de toros para la temporada del 2017 a una corporación que maneja la familia del pronto exvicepresidente Germán Vargas Lleras y que lo había hecho devolviendo el favor del apoyo en campaña. En ese mismo tiempo que adjudicada la Plaza, presentaba un proyecto que buscaba evitar el maltrato a los toros de lidia. Todo un genio.

Peñalosa se volteó, ahora no apoya la tauromaquia

Según Semana.com: “El 22 de diciembre del 2000, el entonces alcalde Mayor de Bogotá Enrique Peñalosa Londoño expidió el Decreto 1091, mediante el cual le otorgó a la Corporación Taurina de Bogotá, gerenciada por Negret, la  orden civil al mérito Ciudad de Bogotá en el grado ‘Gran Oficial’”. Básicamente Peñalosa le agradecía a estas asociaciones por mantener viva la llama de la tauromaquia.

Lo que hizo el ESMAD

Tampoco puedo dejar atrás lo que no se ha dicho en los medios de comunicación, porque para ellos los únicos malos son los protestantes, porque no les sirve decir nada malo sobre las corridas ya que son patrocinadores de este atroz evento.

Hay un vídeo que personalmente considero es desgarrador, en donde se ve la muerte del toro y a la vez los protestantes siendo perseguidos por el ESMAD a punta de golpes, gases y violencia. Hay que decirlo.

Si hablábamos de los vándalos anteriormente, también hay que asegurar que la gran mayoría que estuvieron protestaron pacíficamente y fueron recibidos por este grupo que es enviado por Peñalosa para torpedear las protestas.

No esperen mucho de los medios tradicionales, ellos no quieren dañar sus negocios, por eso muestran sólo como víctimas a los asistentes a la Plaza de toros y jamás mostrarán lo que las “autoridades” le causaron a los demás ciudadanos.

Deja un comentario

Cargando…