Columnas

Lo que pasa en el país

Es difícil publicar este texto que redacté hace mucho, pero lo creo necesario.

Me considero un fanático de los paisajes de Colombia, pero un fehaciente opositor de sus mayorías poblacionales y esto por sus manifestaciones absurdas de abyectitud.

Para explicar el anterior párrafo sin causar sentimientos de ira, debo hacerlo con cuidado y de manera escolar.

Colombia tiene unos sitios turísticos realmente agradables para todo turista y para nosotros mismos que vivimos en este país; es rico en todo, hablando económicamente y hasta en mano de obra. ¡Qué belleza vivir acá! ¡Pero en soledad!

No crean, a veces es bueno vivir en soledad, y más cuando las compañías son dañinas y llenas de lo peor de una sociedad. Qué haremos con un país así. Como dicen muchos: “es un país inviable”.

Es tan fácil herir susceptibilidades cuando se les echa sal en la herida. Como cuando Jaime Garzón hablaba de las realidades y se reía de la estupidez de un país, pero para mantenernos estúpidos los que manejan el poder, lo sacaron del paso.

Acá para conseguir algo se necesita poseer patrimonios exorbitantes. Así es el bello país de Colombia. Y me dirán resentido, y sí lo soy, aunque vivo feliz, mi parte grosera y altanera explota en escritos y no en fusiles en el monte.

¿Será que nos creemos cosas? Es posible que todavía tengamos nuestras raíces de esclavos considerándonos cosas y por eso nos dejamos comprar tan fácilmente por materiales de papel y no analizamos nuestras capacidades mentales y morales como el mayor aporte a la economía mundial y la historia.

Nos creemos independientes, pero dependemos del dinero que se han inventado para generar conflictos sociales con la excusa de la globalización. Si pudiera devolver el tiempo o escoger en qué época nacer, iría al año 0. No sé, simplemente no quiero vivir más en ésta era.

Ya los seres humanos nos nos aguantamos entre nosotros, han pasado miles de años de evolución intelectual, pero eso solo ha sido en muy pocos, porque la mayoría no hemos pasado de las cavernas.

Deja un comentario

Cargando…