Columna de: Andrés Moreno Gómez –  @AndresMorenoGz

En mi primera columna del 2015 condeno como colombiano y estudiante de comunicación social el atentado terrorista que sufrió la revista Charlie Hebdo que coarta la libertad de expresión. Esa misma libertad que hoy he usado para escribir la siguiente columna.

A casi dos semanas de retomar los ‘diálogos de paz’ con el grupo narco-terrorista de las FARC, el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, salió a decir en un comunicado desde la Casa de Nariño que “Todos debemos sacrificar algo, nada de esto es fácil. Se requiere voluntad y altruismo. La paz no será un regalo fortuito”. Yo me pregunto si no es suficiente haber sacrificado 50 años de paz por culpa de unos criminales que lo único que buscan es implementar un dictadura comunista.

Yo quisiera saber con qué autoridad viene a decirnos de la Calle que tenemos que sacrificar algo para alcanzar la paz; ¿luego haber sacrificado generaciones de jóvenes combatiendo a terroristas no es suficiente? Saber que  todos los niños que han sido reclutados por las FARC hubieran podido ser grandes líderes, científicos, escritores, médicos e ingenieros que le hubieran aportado mucho más a la construcción de este país de lo que pueden estar haciendo en este momento en la selva con un fusil al hombro siendo engañados por los cabecillas del grupo criminal.

Para Humberto de la Calle no es suficiente sacrificio la muerte de 119 compatriotas en la masacre de Bojayá en el 2002, tampoco es suficiente sacrificio la muerte de 36 personas y más de 200 heridos que dejo el atentado terrorista en el hotel el Nogal, no le ha bastado con el secuestro y posterior asesinato de los diputados del Valle, incluso creo que tampoco para él es suficiente las víctimas de los correos bombas y las minas antipersona.

No basta con todo lo que han sufrido familias enteras en el campo y en las ciudades por las amenazas constantes de estos terroristas. Vidas enteras de personas destruidas por el secuestro de sus familiares. Nada de lo anterior ha sido suficiente para Humberto de la Calle que ahora nos pide un sacrificio para lograr una supuesta paz que nos han querido vender desde el Gobierno Nacional.

El sacrificio no lo tenemos que hacer los colombianos de bien que hemos soportado, directa e indirectamente el terrorismo de las FARC. Si ponemos todo en un orden medianamente lógico, son ellos quienes deben sacrificarse  por la paz y pagar cárcel por sus crímenes.

Es momento de dejar las cosas claras, lo que pretende el presidente Santos, Humberto de la Calle y los terroristas de las FARC es que nos traguemos el sapo de la impunidad y que además aceptemos que les den curules en el Congreso a estos criminales. Esto no es una forma inocente de buscar la paz, es una aberración total, es preferible que 9 mil terroristas vayan a la cárcel y no que 47 millones de colombianos nos comamos el cuento de la impunidad que, por cierto,  puede terminar en desencadenar un conflicto peor al que hemos vivido por décadas.

Entonces yo sí, le respondo a usted doctor de la Calle, ya hemos sacrificado mucho los colombianos y es momento que las FARC sacrifiquen algo si es que en verdad quieren la paz  y no como lo han demostrado desde que empezaron los diálogos con el gobierno.

NOTA. El profesor Antanas Mockus ha convocado a una marcha por la vida, se le ha empezado a prender la incoherencia del gobierno nacional, ya que él es uno de los principales promotores del aborto.

Categories: Columnas

Deja un comentario