Nos hemos convertido en lo mismo que las farc

snappa_1467815707

Las redes sociales son un foco de investigación bastante interesante ya que encontramos de todo tipo de personas en un solo lugar y esto nos ayuda para lograr comprender una cantidad de cosas en el ámbito social que hace años era de una complejidad bastante grande.

Debido a lo anterior, y como fiel usuario de las redes sociales, he dedicado una cantidad de horas debatiendo con las personas sobre los temas del proceso de paz en la Habana y las atrocidades que han cometido las farc como grupo guerrillero.

Todo me ha llevado a una conclusión: nos hemos convertido en lo que tanto odiamos. Se preguntarán por qué y eso tiene una sencilla respuesta: el odio se ha incorporado en nuestra vida de una manera que nadie lo notó, pero que se carcomió nuestra existencia.

El odio que sentimos en contra de todos esos grupos al margen de la ley que han desangrado por décadas al país, nos ha convertido en violentos, guerreristas y hasta en ocasiones, fanáticos de infringir la ley en cuanto a la calumnia y la injuria; a eso le llamamos “el efecto Uribe”.

Les explico lo anterior: he leído gente en twitter que dice que quiere la muerte de los guerrilleros; otros que ojalá los torturen, que sientan dolor. También es fácil encontrar personas con un odio visceral por todo lo que huela a proceso de paz. Eso es como si les mencionaran el diablo.

Nos convertimos en eso que odiamos de los malandros de las farc; desear la muerte de una persona no es sano ni bueno para nosotros. Eso es rebajarse al mismo nivel de los delincuentes. Algo distinto son esos que simplemente piden que los delincuentes paguen cárcel y hagan parte del supuesto programa de resocialización del Estado.

Recomiendo no caer en el “efecto Uribe”, ya que caeremos en su juego de intereses y terminaremos siendo igual que los violentos, delincuentes y sanguinarios de las farc.