All for Joomla All for Webmasters
Columnas

Para dónde va el proceso de paz

Quiero comenzar éste escrito relatando una hipótesis que surgió hoy durante una conversación:

Puede existir la posibilidad no muy descabellada sobre un posible montaje en cuanto a lo que sucedió el día de la muerte de los soldados en el Cauca, es decir, si tenemos en cuenta los antecedentes históricos sobre el manejo de poder, las falacias tan efusivas que los gobiernos nos emiten a los ciudadanos de a pie y las cortinas de humo que los poderosos políticos nos ofrecen para mantenernos ocupados peleando entre nosotros mismos, podemos inferir que no puede ser tan fuera de lógica dicha posibilidad de montaje.

Si analizamos aquellos años que no queremos ni recordar ni que se repitan, cuando el entonces presidente Alvaro Uribe Velez nos enseñó una cara totalmente pútrida de la sociedad mientras decidió que les pagaría a los soldados por asesinar guerrilleros y que gracias a esto, como somos Colombianos, la guerra se convirtió en un desastre de falsos positivos que todos ya sabemos la historia de eso.

Entonces, nada más con ese dato de lo que sucedió en dicho gobierno, podemos tener claro que los los gobiernos usan demasiadas estrategias para mantenernos como esclavos sin darnos cuenta.

Lo más importante, nos quieren ofrecer una educación de calidad supremamente baja y esto con la finalidad de mantenernos ignorantes para que nunca aprendamos a pensar y analizar sobre lo que hacen los gobernantes, como la hipótesis que planteaba anteriormente.

Para entender y que cada uno genere una idea clara sobre lo que planteo, se debe estudiar a fondo las diferentes noticias que emitieron los medios de comunicación tradicionales y las declaraciones que dieron los habitantes del lugar de los hechos en otras paginas que no son manejadas por el gobierno, así se llegarán a muchas conclusiones que nos remiten a inferir en temas como falsos positivos, cortinas de humo y falacias gubernativas.

El proceso de paz tiene un rumbo incierto, ya que con los recientes hechos el pueblo Colombiano está apático con las negociaciones y la gran mayoría, por la emotividad que representó la muerte de nuestros héroes, han decidido no apoyar dicho proceso.

Es que si el grupo guerrillero desea que se lleve a cabo un verdadero proceso de paz, debe demostrar que no es otro engaño como lo ha hecho en décadas anteriores bajo diferentes gobiernos; deben dejar de atacar a la fuerza pública y a los civiles.

Todo en estos momentos está girando en torno a la triste masacre, lo cual genera apuros en el gobierno para tomar muchas decisiones, como la que tomaron en los últimos días: retomar bombardeos y ponerle plazos al proceso, y sinceramente, esas decisiones han sido acertadas, así se decidió manejarlo desde un principio y jamás se debió cambiar el plan.

Entonces, con una ciudadanía con grave desconfianza con el proceso y unas fuerzas militares desmotivadas, las negociaciones pueden tomar un rumbo inesperado en cualquier momento, por eso el país debe estar preparado para cualquier cosa, ya que si las farc no ponen de su parte, volveremos a como estábamos hace más de una década y hasta peor, o de lo contrario, se puede llegar a un feliz término y el próximo auge será el proceso de desmovilización que se considera un reto grande para la sociedad Colombiana como tal, ya que somos un país inculto y esto no ayudará mucho a la resocialización de los guerrilleros.

El país se encuentra divido y esto puede generar caos sociales, algo muy grave para el Estado y para nosotros mismos.

Quedan muchísimas dudas que deberíamos ir resolviendo entre nosotros como ciudadanos afectados por las decisiones de algunos.

Click to comment

Deja un comentario

To Top
Cargando…