Colombia es un país que a lo largo de su historia ha permanecido dividido en cuanto a sus ideologías y maneras de querer guiar al país, por eso nos ha costado avanzar en el desarrollo integral de ésta bella tierra.

En los últimos años nos hemos encaminado en un proceso de paz que en mi concepto, es la única solución que debemos buscar los Colombianos para encontrar la paz y el desarrollo que tanto anhelamos.

Si yo fuera Presidente le realizaría unos cambios sustanciales y otros de fondo al proceso que se está llevando con las Farc y analizaría el tema con las otras guerrillas para iniciar una negociación con la cual logremos llegar a acuerdos productivos para el país.

Con las Farc: jamás realizaría con ellos un cese bilateral para negociar porque esto les permitiría rearmarse y organizar nuevas estrategias para atacar a la población Colombiana. Creería que si mantenemos a raya a los guerrilleros, ellos cederán más y se llegaría a un feliz término en la negociación. Ahora, si los dejamos que se fortalezcan, aprovecharán eso para levantarse de la mesa con más ganas de seguir acabando con el país porque el ego se les dispararía por las nubes.

Los altos mandos de las Farc deben pagar al menos una pena reducida de cárcel e indemnizar al pueblo Colombiano por sus atropellos durante décadas. Que haya justicia para que el ciudadano de a pie no quede con resentimientos graves que conduzca a un desorden social cuando se lleve a cabo la desmovilización.

La agenda de organización Estatal no se debe negociar con un grupo narco-terrorista, es decir, hay muchos temas que se están negociando en la Habana que no le corresponden guiar a las Farc; esos asuntos no les incumben a ellos. Además, hay puntos acordados que son obviamente de obligatorio cumplimiento por parte del Estado, otra cosa es que jamás ha llevado a cabo lo que le corresponde hacer como autoridad nacional.

Claramente, si las Farc anuncian un cese unilateral al fuego, les pediría encarecidamente que me definan lo que ellos creen que eso significa, porque desde que anunciaron eso, ha habido una serie de ataques y masacres en contra de la fuerza pública y la población que dejan en duda si es que los miembros del secretariado del grupo guerrillero de tanto estar el en monte se les corrió la teja y no saben qué es un cese al fuego o como ha pasado en repetidas ocasiones que salen a dar declaraciones con un cinismo y una verborrea ilógica como lo que siempre emana Maduro.

Existen muchas cosas que yo le cambiaría al proceso, pero he nombrado algunas de las principales. Quiero aprovechar éste medio para enviar un mensaje de aliento a las familias que perdieron a sus seres queridos en esa masacre que perpetraron los de las Farc y se ha vuelto un hecho sumamente doloroso para el país.

La paz es algo que debemos construir día a día todos como sociedad; la paz no solo es un proceso en la Habana, también es ayudarnos mutuamente, respetarnos, cumplir las normas, etc… Y debemos apoyar éste esfuerzo tan grande que se está realizando para sacar de la selva a los pobres campesinos reclutados por las Farc y mantener alineados a los siniestros que guían a éste grupo guerrillero.

Categories: Columnas

Deja un comentario